Qué hace un consultor financiero

Escrito por:

Luis Jaramillo
7 mins de lectura

Cuando oye el término «Asesor Financiero«, ¿qué le viene a la mente?

Mucha gente piensa en un experto que pueda darles consejos financieros, especialmente cuando se trata de invertir.

Es un buen punto de partida, pero no pinta el cuadro completo.

¡Ni siquiera cerca! Los asesores financieros también pueden ayudar a la gente con un montón de otros objetivos monetarios.

Cuanto más trabajo con mi propio asesor, más me doy cuenta de lo mucho que me ayuda.

Y créame, tener uno en su equipo para que le entrene y le guíe en su viaje financiero es una de las mejores decisiones que podrá tomar.

¿Qué hacen los asesores financieros?

Un asesor financiero le ayuda a crear estrategias para eliminar el riesgo financiero y crear riqueza a largo plazo.

Pueden ofrecerle un plan de juego que le ponga en el camino para alcanzar sus objetivos financieros.

Los asesores financieros no vienen en un paquete de talla única.

Obtienen diferentes títulos y certificaciones.

Proceden de diversos ámbitos y ofrecen una amplia gama de servicios.

Por ello, pueden hacer mucho más que explicar la confusa jerga y ayudarle a elegir fondos de inversión.

En pocas palabras, los asesores financieros le ayudan con todo tipo de planificación financiera.

Eso significa que pueden ayudarle en todo, desde la elaboración de un presupuesto hasta el ahorro para la jubilación.

Piense en el término «Asesor Financiero» como un término que engloba diferentes tipos de profesionales financieros.

Es como si llamáramos «Médicos» a la mayoría de los profesionales de la medicina, aunque se especialicen en distintas áreas de la medicina.

Estos son algunos de los diferentes tipos de asesores financieros con los que puede encontrarse durante su viaje financiero:

  • Entrenadores financieros.
  • Profesionales de la inversión.
  • Profesionales de la fiscalidad.
  • Gestores de patrimonio.
  • Planificadores financieros.

Cada tipo de asesor financiero está especialmente cualificado para ayudarle a alcanzar diferentes objetivos financieros.

Veamos algunas de las cosas en las que puede ayudarle un asesor financiero.

Gestión de la Deuda.

Dando dinero

Escucha, ¡la deuda no es tu amiga! Las deudas son un ladrón que puede complicar seriamente sus finanzas e impedirle avanzar hacia sus objetivos a largo plazo.

Aunque no necesita la ayuda de un asesor financiero para salir de sus deudas, su asesor puede mostrarle las ventajas de no tenerlas.

Por ejemplo, cómo le ayuda a ahorrar para la jubilación, una nueva casa o la universidad de sus hijos.

Un coach financiero puede ayudarte a salir de las deudas con un plan personal y te animará a afrontarlas y a sacarlas de tu vida tan rápido como puedas.

Quieren que dejes de pagar por el pasado para que puedas empezar a planificar el futuro.

Presupuestos para alcanzar los objetivos financieros.

Presupuesto asesorado

Todos necesitamos a alguien que nos recuerde el panorama general y nos anime mientras trabajamos para conseguir nuestros objetivos.

Un asesor financiero -en particular, un coach financiero- puede ayudarle a comprender qué medidas debe tomar para alcanzar esos objetivos a largo plazo, ya sea que quiera enviar a sus hijos a la universidad, comprar una nueva casa o pagar una adopción.

Pero no basta con tener objetivos.

Tienes que conseguir un presupuesto basado en cero para ayudarte a conseguirlo, lo que significa que estás dando a cada dólar una asignación.

Al indicar estratégicamente el destino de tu dinero, puedes empezar a presupuestar esos grandes objetivos y hacer realidad tus sueños.

Planificación de la salud y la asistencia a largo plazo.

Corazon en manos

Según un estudio reciente, una pareja de 65 años que se jubile este año puede esperar pagar casi 390.000 dólares en concepto de gastos sanitarios durante su jubilación.

¿Qué puede hacer para prepararse para esos grandes gastos en ese capítulo de su vida?

Un asesor financiero -como un coach financiero- puede explicarle sus opciones de seguro de dependencia.

Así podrá elegir un plan que sea asequible tanto ahora como en el futuro, cuando más lo necesite.

Planificación patrimonial.

Hablar de la planificación del final de la vida puede parecer francamente deprimente, pero no tiene por qué serlo.

Tanto si acabas de comprar tu primera casa como si llevas 30 años dirigiendo tu propio negocio, puedes elegir qué hacer con esos activos por los que tanto has trabajado.

Estas cosas son demasiado importantes para dejarlas para mañana, gente.

Para la mayoría de la gente, hacer un testamento y contratar un seguro de vida a plazo es suficiente, y siempre se puede ajustar y adaptar según cambien las circunstancias de la vida.

Pero si su situación es más compleja, es imprescindible trabajar con un asesor financiero o un abogado con experiencia en planificación patrimonial.

Pueden darle la orientación que necesita para crear un plan que garantice el cumplimiento de sus deseos. No se puede poner precio a la tranquilidad que conlleva.

Jubilación.

Persona mayor en Computadora
  • ¿Cómo es su jubilación soñada?
  • ¿Quiere viajar por el mundo?
  • ¿Visitar a tus nietos?
  • ¿Abrir su propio negocio?
  • ¿Ser voluntario en el albergue local para personas sin hogar?

No importa cuál sea tu sueño, necesitas tener un flujo de ingresos estable que te lleve a lo largo de dos o tres décadas, o más.

Un asesor financiero, como un profesional de la inversión, puede ayudarle no sólo a crear un patrimonio, sino también a protegerlo a largo plazo.

Pueden estimar sus necesidades financieras previstas y elaborar estrategias para estirar sus ahorros para la jubilación.

Pueden aconsejarle sobre cuándo realizar las distribuciones mínimas requeridas de sus cuentas de inversión para que pueda evitar las desagradables sanciones.

Y también pueden ayudarle a saber cuándo debe recurrir a la Seguridad Social.

Herencia.

Abogado con cliente

Si espera recibir una herencia en el futuro, es posible que se pregunte todo, desde las implicaciones fiscales hasta la mejor manera de utilizar los fondos.

Un asesor financiero -piense en gestores de patrimonio y entrenadores financieros- puede ayudar a evitar que esa bendición se convierta en una carga.

Pueden aconsejarle sobre cómo ajustar sus objetivos y estrategias financieras, y pueden abordar cuestiones difíciles, como los impuestos previstos.

También pueden guiarle en los pasos prácticos que debe dar cuando llegue ese momento.

Planificación fiscal.

persona con calculadora

A nadie le gustan los impuestos.

Créeme, lo sé. Independientemente de la edad que tenga, lidiar con los impuestos puede resultar abrumador, especialmente a medida que aumenta su patrimonio y se acerca a la jubilación soñada.

Un profesional de la fiscalidad puede explicarle con claridad cómo afectarán los impuestos a sus finanzas.

Tanto si se trata de asesorar sobre donaciones benéficas, como de elaborar un plan de sucesión eficiente desde el punto de vista fiscal, o de aprovechar al máximo las exenciones fiscales disponibles, su objetivo es minimizar su carga fiscal a la vez que le proporciona los mejores rendimientos posibles.

Eso significa más dinero en tu bolsillo en lugar de en el del Tío Sam.

Sin embargo, tenga en cuenta que nunca debe tomar decisiones de inversión basadas únicamente en los impuestos.

Inversiones.

Monedas y Jarron

Algunos asesores financieros son también profesionales de la inversión.

Esta gente puede ayudarle a averiguar qué fondos de inversión son los más adecuados para usted y mostrarle cómo gestionar y sacar el máximo partido a sus inversiones.

También pueden ayudarle a comprender los riesgos y lo que tendrá que hacer para alcanzar sus objetivos.

Un profesional experimentado también puede ayudarle a mantenerse en la montaña rusa de la inversión cuando ésta se hunde.

Saben que lo que baja -los fondos mutuos- probablemente volverá a subir.

Como pueden permanecer emocionalmente neutrales, pueden ser una voz de la razón que le recuerde que debe mirar sus inversiones con una lente larga.

Ofrecen un nivel de servicio que hace que su experiencia sea una parte crucial de cualquier plan de jubilación.

Para saber más sobre cómo utilizar los fondos de inversión para crear riqueza, consulte mi nuevo libro, Everyday Millionaires.

Coste de un asesor financiero.

Antes de contratar a un asesor financiero, asegúrese de que entiende bien lo que realmente está pagando.

El coste de un asesor financiero puede variar en función de la forma en que cobre sus honorarios, como por ejemplo: sólo honorarios, basado en honorarios y basado en comisiones.

Es posible que pague menos al principio con los asesores basados en honorarios y en comisiones, pero el problema es que estos tipos de asesores trabajan con una comisión de cualquier producto que le vendan.

Por lo tanto, no es exagerado decir que es más probable que te empujen a comprar sus productos.

Las decisiones financieras pueden resultar desalentadoras y no querrá trabajar con alguien que no tenga en cuenta sus intereses.

Un asesor de pago puede costar más por adelantado, pero a veces puede ser la mejor opción.

Otra opción de honorarios a considerar es la de un asesor financiero que cobra un determinado porcentaje basado en los activos que gestiona para usted, que puede oscilar entre el 0,5% y el 2%.

En general, existen diferentes tipos de estructuras de costes cuando se trata de asesores financieros.

Los honorarios pueden variar de un asesor financiero a otro, por lo que es importante entender exactamente cómo estructuran sus honorarios antes de trabajar con ellos y cómo se acumulan esos honorarios a lo largo de la vida de su inversión.

¿Necesita un asesor financiero?

Signo de Interrogación

Amigos, crear un plan financiero es mucho más que elegir los fondos de inversión adecuados.

Tienes que establecer un presupuesto y ceñirte a él.

Necesita una estrategia y unos pasos de acción para hacer crecer y construir sus cuentas de jubilación. Y tienes que mantenerte centrado e intencionado en la planificación del futuro. Es tu vida y tu dinero, así que toma las riendas.

Un asesor financiero puede estar a su lado para educarle y animarle a la hora de alcanzar sus objetivos.

Piensa en ellos como en tu propio entrenador y equipo de animadores.

Es hora de poner tu dinero a trabajar.

Te puede interesar: