¿Qué es el valor contable por acción?

Escrito por:

Luis Jaramillo
3 mins de lectura
Negocios

El valor contable por acción (BVPS) es un ratio que pondera el patrimonio total de los accionistas con el número de acciones en circulación. En otras palabras, mide el total de activos de una empresa, menos su total de pasivos, sobre una base por acción.

¿Qué es el valor contable por acción?

El valor contable por acción es una forma de calibrar el valor de una acción. Para entender mejor el valor contable por acción, es útil desglosar cada aspecto del ratio.

El valor contable es el total de los fondos propios, o valor de los activos netos, de una empresa. Dado que las empresas públicas son propiedad de los accionistas, también se conoce como el patrimonio total de los accionistas.

El valor contable incluye todo el equipo y los bienes que posee la empresa, así como las existencias de efectivo o el inventario disponible. También tiene en cuenta todos los pasivos de la empresa, como la deuda o las cargas fiscales. Para obtener el valor contable, hay que restar todos esos pasivos del activo total de la empresa. Estos valores se encuentran en el balance de la empresa.

Una empresa debe calcular el valor de cada activo que posee. El valor contable de un activo se calcula restando la depreciación del valor de compra de un activo. La depreciación es generalmente una estimación, y hay varios métodos para calcular la depreciación.

El aspecto de las acciones se refiere a las acciones ordinarias de la empresa. Son las acciones que pueden comprarse o venderse en bolsa. El desglose del valor contable por acción puede ayudar a los inversores a decidir si creen que el valor de mercado de las acciones está sobrevalorado o infravalorado.

¿Cómo se calcula el valor contable por acción?

Para calcular el valor contable por acción, primero hay que calcular el valor contable y luego dividirlo por el número de acciones ordinarias. Además, como está trabajando con acciones ordinarias, debe restar el capital de los accionistas preferentes del capital total. De lo contrario, el valor contable por acción estaría inflado y sería inexacto.

Es importante utilizar el número medio de acciones en circulación en este cálculo. Un acontecimiento a corto plazo, como una recompra de acciones, puede sesgar los valores al final del periodo, lo que influiría en los resultados y disminuiría su fiabilidad.

Lupa sobre gráficos

Cómo funciona el valor contable por acción.

Generalmente, el valor contable por acción es utilizado por los inversores (especialmente los inversores en valor) para determinar si una acción está justamente valorada. Si el BVPS es inferior al precio de la acción, eso indica a un inversor que la acción podría estar sobrevalorada: cuesta más que los activos que le corresponden. Por otro lado, cuando la BVPS es superior al precio de las acciones, eso significa que un inversor puede comprar esencialmente una participación en los activos de una empresa por menos de lo que esos activos valen realmente.

La comparación del BVPS con el precio de mercado de una acción se conoce como ratio mercado-libro, o ratio precio-libro.

Imaginemos que una empresa tiene 20 millones de dólares de fondos propios, 5 millones de acciones preferentes y una media de 5 millones de acciones en circulación. El cálculo de su valor contable por acción es:

  1. (Fondos propios – fondos preferentes) ÷ número medio de acciones ordinarias.
  2. (20 millones de dólares – 5 millones de dólares) ÷ 5 millones.
  3. 15 millones de dólares ÷ 5 millones.
  4. Valor contable de 3 dólares por acción.

Limitaciones del valor contable por acción.

Una de las limitaciones del valor contable por acción es que, en sí mismo, no dice mucho como inversor. Los inversores deben comparar el BVPS con el precio de mercado de las acciones para empezar a analizar cómo les afecta.

Otra limitación es que el BVPS es un análisis conservador de una empresa. Simplemente mide la situación financiera actual de la empresa. Eso no permite hacer estimaciones de crecimiento.

El valor contable también favorece a las empresas con activos físicos. Las empresas que almacenan sus existencias en un almacén pueden contabilizar todo ese inventario en su valor contable. Sin embargo, las empresas tecnológicas que se especializan en la creación de software no tienen un activo que se almacene en algún lugar, y no requieren un costoso equipo industrial para producir su producto. Puede que generen ventas con ese software, pero no hay un almacén lleno de código de software que los inversores puedan mirar para medir las ventas futuras.

Te puede interesar: